31 octubre 2020

LEGATRÓN

El Imperio de la Ley

Juntos pero No Revueltos

by DG

Si ya la institución del Tribunal Constitucional resulta controvertida en el ámbito político, es en el mundo partidista donde suele sacar ronchas y en donde las acusaciones de su ineficiencia, parcialidad y nula justificación de existencia son recurrentes.

Por ello que la acusación y/o denuncia expresada por la actual presidente del Tribunal María Luisa Brahm sobre una presunta demora artificial de causas y sentencias durante el mandato o presidencia del ministro Iván Aróstica son como un balde agua fría para todos los miembros del Tribunal quienes este martes en un pleno analizaron los dichos de la ministra y según se supo fue duramente increpada por algunos de los miembros quienes directamente le habrían expresado que “había llevado al organismo a su crisis más grave y a su enlodamiento absoluto” – Ministro Valdés y que no redactaba sus propias sentencias ni llegaba a trabajar los días viernes” y también la emplazó a retractarse de sus dichos o derechamente renunciar.

Consultado el presunto inculpado, es decir, el ministro Aróstica este expresó que : ” renunciaría a todos los privilegios procesales que pudiera tener y, que como iba a cometer una irregularidad ” dando entender la falsedad de los hechos.

Ya se sabe que el Fiscal Nacional Jorge Abott instruyó abrir una investigación por los presuntos delitos de cohecho y prevaricación que será llevada a cabo por la Fiscalía Metropolitana Centro Norte.

Sin embargo no debemos olvidar que este órgano jurisdiccional del Estado chileno encargado de velar por la constitucionalidad de las leyes y decretos y por ende encausarlas dentro del marco de la Constitución es en su origen un ente eminentemente político, desde el nombramiento de sus miembros hasta la voz y sanción que se expresa en sus sentencias, por lo tanto, resulta ingenuo creer en la absoluta independencia del mismo tal como lo sufren hoy otros órganos de los poderes del Estado.-

Nos Encanta Compartir

Te Puede Interesar

1 minuto de lectura
1 minuto de lectura